La etapa del ¿Por qué?

Entre los 2 hasta los 4 años la mayoría de los niños empiezan la famosa etapa de los “por qué”, una etapa de pleno aprendizaje que es parte de su desarrollo y crecimiento. Con ella, vienen un sin número de inquietudes que pueden parecerte descabelladas, e incluso, hacerte sentir un poco incómoda.

Estamos seguros de que tus hijos han salido con alguna de estas preguntas:

  • “¿Por qué ladran los perritos?”
  • “¿Por qué las nubes son blancas?”
  • “¿Por qué el gato dice miau?”
  • “¿Por qué moja el agua?”

Y aunque tengas las respuestas para cada una, ellos no pararán de preguntar: “¿por qué?”.

¿Por qué mi hijo hace tantas preguntas?

Cuando tu hijo hace preguntas, está manifestando su curiosidad por todas las cosas y entorno que lo rodea. El mundo les resulta sorprendente y quieren saber todo lo que puedan sobre él. Por eso tus respuestas son tan importantes.

Contestar a las preguntas de tus hijos puede motivarlos a aprender de una forma positiva, a mejorar su vocabulario y desarrollar habilidades de comunicación. Con tus respuestas, tu pequeño aprenderá a comprender mejor el mundo que lo rodea.

Las preguntas también lo ayudan a explorar su lenguaje, mientras practica las nuevas palabras que ha aprendido.

¿Cómo contestar a tantas preguntas?

Estamos seguros que un día, de repente, tu pequeñito lanzará un armamento de preguntas que ni siquiera tendrán respuesta o para las cuales no estás preparada. Cuando esto ocurra, respóndele con mucha paciencia. Así se sentirá seguro y confiado.

Es importante que las respuestas sean simples, claras y directas. Busca la manera más dinámica de explicarle las cosas usando un lenguaje adecuado a su edad, así enriqueces su vocabulario y el vínculo comunicativo que tienes con él.

El lenguaje que uses en esta etapa es un arma gigantesca para empujarlo en su aprendizaje.

¿Cuáles han sido esas preguntas disparatadas de tu pequeñín?

loading