Juguetes que Desarrollan sus Habilidades

Ante la infinidad de juguetes que existen, es muy importante que estés bien informada sobre cuáles son los más adecuados para tus hijos y puedas elegir los que les ayudan a aprender, al mismo tiempo que juegan y se divierten.

A partir de los tres años, tu pequeño inicia una etapa en la que necesita afianzar su autoestima, superar pequeños retos y que los demás –principalmente sus papás– reconozcan sus éxitos.

Por ello no te extrañe que a tu hijo le entusiasmen los juguetes sencillos que le permitan empezar y acabar rápido para ver resultados inmediatos; por ello, jugará con ellos una y otra vez, hasta lograr un aprendizaje perfecto.

También sentirá especial predilección por los juguetes que le ayuden representar el mundo adulto, inventar historias o recrear situaciones cotidianas, porque tu pequeño quiere aprender con cada actividad que realiza.

Para seleccionar el juguete adecuado, observa sus empaques donde se menciona la edad del niño a la que corresponden según el nivel de desarrollo de los pequeños.

Además de lo anterior, echa un vistazo a la lista que a continuación te presentamos, para que puedas elegir correctamente los juguetes para tu hijo:

  • Para construir. Las piezas que se unen y forman cosas le fascinan, a la vez que le permiten reconocer formas, colores, tamaños, pensar en agrupaciones lógicas, desarmar y volver a construir. Y con esta repetición desarrolla y mejora su intelecto. Hacerse consciente de que cada día construye mejor le ayudará mucho a fortalecer su autoestima. El lego y los rompecabezas son ideales.
  • Para estimular su capacidad motriz. La sensación de moverse sin tener que caminar tiene un agradable y benéfico efecto en tu pequeño, así es que amará su triciclo con el que puede ir a "gran velocidad" hacia donde desee, lo cual le permite además canalizar su energía, relajarse, desarrollar su motricidad y mejorar su equilibrio, aunado a que las actividades al aire libre le son muy divertidas.
  • Para representar e imitar. Recrear diferentes situaciones o historias le resulta muy positivo, porque le ofrece la posibilidad de desarrollar su pensamiento y ampliar su imaginación. Un mismo juguete puede ser en algún momento un coche y en otro un avión o un barco. También es importante que tenga muñecos y muñecas con los que pueda representar escenas basadas en la vida real o en su imaginación. Los títeres y los disfraces de sus personajes favoritos son recomendables.
  • Para pintar. Tu hijo está en la etapa en la que empieza a hacer garabatos, por lo que la actividad artística y estética cobra sentido para él, pues los colores y las formas plasmados en una hoja de papel le resultan interesantes. Una buena dotación de crayones o acuarelas, así como un cuaderno de hojas blancas serán un deleite para él.

Recuerda que los libros, que si bien no son juguetes, deben estar presentes en esta etapa. Regálale un pizarrón magnético con letras y números, que son perfectos para que después le resulte fácil leer y escribir.

Por último, toma en cuenta que si bien los juguetes apropiados para la edad de tu hijo son fundamentales, lo es aún más que tú lo acompañes en sus juegos. Participa y disfruta con él cada oportunidad para divertirse y aprender.

Referencia: Dowshen, Steven, Izenberg, Neil: Bass, Elizabeth. Guía de la salud infantil para padres. Ed McGraw-Hill, 2002. Conner, Bobbi; Juegos sin baterías ni cables. Editorial Norma, 2009.
loading