La Sillita Para el Coche

La primera sillita para auto de tu bebé debe estar lista e instalada desde el momento en que lleves a tu hijo recién nacido del hospital a la casa. Y a partir de entonces, tu pequeño siempre deberá viajar en ella, aún si sólo se trata de un recorrido de un par de calles.

Para que el bebé vaya más seguro, lo ideal es buscar que el asiento se adapte a su cuerpo, así que compra uno al que se le pueda ajustar la cabecera y el resto de los cinturones de seguridad para que sujete mejor a tu pequeño y lo mantenga más estable en caso de un accidente o movimiento brusco.

Hay una enorme variedad de modelos, incluso algunas pueden sacarse del auto y meterse directamente en la carriola; pero sin importar el modelo que elijas, es indispensable que tenga correas para los hombros, cintura y piernas del bebé, y que sea del tamaño justo de tu auto para que no quede floja en el asiento.

Conforme tu bebé vaya creciendo necesitarás modificar la posición de la silla, después de su primer año ya se sentará mirando hacia el frente, y el respaldo y los apoya-brazos cambiarán su posición para que esté más cómodo y protegido.

Recuerda siempre seguir las instrucciones y recomendaciones del fabricante. Si tienes dudas, comunícate directamente con ellos. También es importante retirar todos los objetos que puedan golpear a tu bebé en el camino, como tu bolsa, sus juguetes o la pañalera, así estarás tranquila de que no se llevará nada a la boca mientras no lo ves.

Buen viaje.

Referencia: Stoppard, Miriam, El cuidado del bebé y del niño, Javier Vergara Editor, Grupo Zeta
loading