Cómo Evitar que Diga Mentiras

Como parte de su crecimiento y desarrollo mental, es normal que los niños pequeños hagan relatos o comentarios que no son verdaderos, ya que a su edad está presente la fantasía y la predilección por incluir historias inventadas en sus juegos.

Sin embargo, esta faceta natural puede tornarse negativa si tu pequeño se percata de que al decir mentiras obtiene un beneficio, como evitar responsabilidades y castigos o, simplemente, obtener lo que desea de los demás.

De acuerdo con los expertos, es alrededor de los 5 años cuando los niños y niñas comienzan a mentir conscientemente, al distinguir la diferencia entre cierto y falso, aunque no tienen claro que esto sea algo incorrecto.

Las mentiras pueden producirse cuando sienten que las expectativas de sus padres hacia ellos son demasiado altas y temen defraudarlos; por imitación, al ver que sus padres y otros adultos las emplean con frecuencia; o también cuando sienten que sus padres no les dedican la atención suficiente.

Si consideras que tu hijo o hija está diciendo demasiadas mentiras, es necesario que averigües la causa de ese comportamiento, además de seguir una serie de pautas:

  • Predica con el ejemplo. Evita mentir delante de tu hijo y alentarlo a que lo haga para cubrirte, como el clásico: "Dile que no estoy".
  • Dale confianza para que se sienta seguro y cómodo de contarte todo con tranquilidad y sin miedo.
  • Asegúrate de que tu hijo sepa que ha actuado correctamente al confesarte alguna travesura, aunque tengas que castigarlo.
  • Evita exagerar tu reacción al descubrir que mintió y habla con él sobre el asunto en privado, no lo exhibas ante los demás.
  • Averigua la razón por la que tu hijo mintió y aprovecha la ocasión para hablarle del valor de la sinceridad. Incrementarás su confianza en ti y al mismo tiempo su libertad y autonomía.

Recuerda en todo momento ser paciente con tu pequeño y conservar la calma. La solución es detectar la razón por la que miente para eliminarla, en lugar de los regaños o castigos severos.

Referencia: Paul Ekman. Por qué mienten los niños: cómo los padres pueden fomentar la sinceridad (1999) Lawrence E. Shapiro. La inteligencia emocional de los niños (1997)
loading