¿Cuántas horas de sueño necesita tu hijo?

Cuando nuestros hijos son bebés duermen mucho; es más, pasan más de la mitad de las horas del día dormidos. Incluso para cuando tienen ya dos años, pasan más tiempo dormidos que despiertos. Según los especialistas, los niños en esta etapa permanecen casi el 40% de su vida durmiendo.

Pero ¿por qué nuestros pequeños necesitan dormir tanto? Pues porque gracias a ello su cerebro funciona de manera correcta y los ayuda a tener un mejor desempeño cuando están despiertos.

Además, el sueño influye en las funciones de su cuerpo, al mismo tiempo que auxilia a su organismo a curarse y a crecer, pues existe una secreción hormonal y una producción de sustancias protectoras, como los anticuerpos.

Con frecuencia, los padres no están seguros sobre cuánto sueño requieren sus hijos y sobre cuánto sueño es suficiente. Médicos y otros expertos han determinado que entre el primero y tercer año de edad, la mayoría de los niños duermen un promedio de 10 a 13 horas al día.

Sigue estos consejos para poder llevar a tu pequeño a la cama sin problemas:

  • Establece un horario regular. Una hora antes de ir a la cama, prepara el ambiente para que tu hijo sepa que es hora de dormir. Dedíquense a actividades tranquilizantes, como bañarse o leer un cuento.
  • Deja las actividades ruidosas que estimulan su energía para la tarde. Así le darás tiempo de calmarse y relajarse antes de ir a la cama, y no tendrá dificultades para conciliar el sueño.
  • Acuéstalo en su propia cama antes de que se duerma. Tu hijo debe estar somnoliento, pero no dormido cuando lo lleves a acostar.
  • Respeta la rutina que estableciste a la hora de acostarse y no modifiques los horarios nocturnos. Los niños necesitan uniformidad en todos los aspectos de su vida. Un horario para dormir le ayudará a regular la calidad de sueño.
  • No permitas televisiones, computadoras o juegos de video en la recámara de tu pequeño. Las áreas designadas para dormir deben mantenerse tranquilas y relajantes.

Además de vigilar los horarios, también debes prestar atención a los problemas crónicos relacionados con el sueño de los niños. Si tu hijo no está durmiendo lo suficiente de acuerdo con lo recomendado para su edad, habla con el pediatra. Recuerda que si no se tratan en un principio estos problemas, pueden arrastrarse hasta la edad adulta.

Referencia: -National Sleep Foundation, Research News, Study Links Lack of Sleep to Wieght Gain in Babies, abril, 2008
loading