Cocinando Con Los Peques

Quizá no lo hayas practicado aún, pero vale la pena hacerlo: preparar una receta de cocina con tus hijos les permite a ellos expresar su creatividad, trabajar con sus manos, experimentar distintas texturas y aprender cómo se puede realizar un platillo a partir de una lista de ingredientes.

Involúcralos desde la planeación del menú y la compra de alimentos. Aprenderán mucho si te ayudan a elegir frutas, verduras frescas, y les comentas sobre los tipos y cortes de carne que existen, pues podrán apreciar formas, colores y olores, por lo que será mucho más sencillo que coman con gusto.

Para empezar establece algunas reglas de seguridad contra accidentes: no está permitido que tus pequeños utilicen cuchillos, se acerquen al fuego, manipulen objetos calientes y, de preferencia, evita que manejen recipientes de vidrio que puedan romperse. Tú serás la chef en jefe, quien dará las instrucciones.

Puedes utilizar pequeños mandiles para ellos y hasta gorritos de chef (los consigues donde venden utensilios de cocina a muy bajo precio) para hacer más animada la sesión de cocina.

La recomendación de los chefs es preparar con tus hijos ensaladas de frutas y/o verduras, postres nutritivos y pasteles que pueden convertirse en una motivación para ellos. Ahora sí, elige una receta que todos puedan realizar y disfrutar. Pídeles que te ayuden a lavar y a desinfectar las frutas y verduras que utilicen y pasar lista a los ingredientes necesarios.

Aprovecha para conversar con tus pequeños y proporcionales información útil sobre los ingredientes. Invítalos a probar, a medida que avance la receta, para que puedan apreciar las mezclas de sabores y participen en su perfeccionamiento.

Una vez que hayan terminado, celebren la oportunidad de comer algo en cuya preparación participaron todos. Tus hijos también pueden auxiliarte a restablecer el orden en tu cocina. Pídeles su colaboración para limpiar y separar la basura en orgánica e inorgánica.

Ten en cuenta que la cocina puede convertirse en un espacio ideal para estrechar la convivencia con tus hijos y, de paso, transmitirles hábitos alimentarios saludables que los acompañen durante toda su vida.

Referencia: Good enough to eat. A kids guide to food and nutrition. Lizzy Rockwell, 2009
loading