Modera el Azúcar en sus Alimentos

Como seguramente ya lo notaste, tu pequeño tiene preferencia por los alimentos dulces y azucarados, y aunque los nutricionistas coinciden en que no se debe privar a los niños del placer del azúcar, sí recomiendan que el consumo de ésta sea moderado, pues tomarla en exceso pone en riesgo a tu hijo de padecer caries y obesidad.

Así, es fundamental que evites agregar azúcar innecesariamente a sus comidas y bebidas, pues el azúcar no contiene minerales ni vitaminas, solamente glúcidos de rápida absorción que aportan calorías y energía.

Lo mejor es que acostumbres tu niño a apreciar los sabores reales de los alimentos, como el de las frutas, que ya contienen azúcar de manera natural y no hay necesidad de espolvorearles más azúcar. Lo mismo sucede con la leche, que de origen es de sabor dulce.

También es conveniente que no abuses de los jugos y que le permitas a tu pequeño acostumbrarse al sabor del agua simple.

En general, es fundamental que vigiles con atención los alimentos azucarados que consume tu hijo: jugos, mermeladas, galletas, pastelillos, chocolates, caramelos e incluso cereales, pues algunos pueden contener altos niveles de azúcar.

En este último caso, elige el cereal para niños que contenga menos azúcar y mayor cantidad de carbohidratos complejos y fibra (compara la etiquetas de contenido nutricional), y sírvelo con leche y fruta a tu hijo dos veces por semana, de preferencia en el desayuno.

Además, evita darle dulces entre comidas para prevenir la aparición de caries, la disminución del apetito en los horarios de sus comidas y por supuesto para alejarlo del sobrepeso.

Para que te des una idea, un puñado de 50 gramos de golosinas, que tu niño puede comer fácilmente, aporta la mitad del azúcar que necesitaría para todo el día. Por ello es importante que el consumo de azúcar, en cualquiera de sus manifestaciones, sea limitado.

Lo ideal es que no acostumbres a tu pequeño a las golosinas después de comer, estas las puedes dejar para fiestas y ocasiones especiales. Y tampoco debes convertirlas en premios para educarlo o demostrarle afecto. Ten en mente que si bien, el azúcar resulta muy placentero para tu hijo, es necesario que aprenda a comerla con moderación.

Referencia: Fricker Jacques, Dartois Ann Marie, Guía de alimentación del niño, Ediciones AKAL, 2004 Rossant, Lyonel, Tu pediatra en casa, Vergara, 2005 "Cereales para niños", Revista del Consumidor, abril de 2011.
loading