¿Cómo evitar la obesidad infantil?

Actualmente muchas mamás se preguntan ¿cómo puedo evitar que mis hijos tengan obesidad? Y es que es un problema que se ha incrementado en los últimos años y que tiene una relación directa con la alimentación y el estilo de vida. Por eso, en esta ocasión te hablaremos sobre este tema y te daremos algunos consejos que seguro te serán de utilidad.

De acuerdo a diferentes estudios se sabe que la obesidad se presenta cuando hay un consumo de energía (calorías) mayor al que el organismo necesita para funcionar y para realizar sus actividades diarias. Por eso, además de equilibrar las comidas de nuestros hijos, debemos fomentar la práctica de actividad física regular, así será más sencillo cuidar que tengan un peso saludable.

Otro factor importante para evitar el sobrepeso, es poner especial atención en el desayuno, ya que se ha observado que aquellas personas que tienen un desayuno deficiente pueden desarrollar hábitos incorrectos y tener así un mayor riesgo de obesidad. Te recomendamos consultar una nutricionista para que te indique los alimentos que mejor ayuden al desarrollo de tu hijo y lograr así el peso indicado para su edad, estatura, complexión y características físicas.

¿Y por qué es importante el desayuno en la prevención de la obesidad? Diferentes estudios han observado que quienes desayunan diariamente tienen un mejor desempeño (en la escuela o en la oficina) y una mejor alimentación a lo largo del día. Además, se ha visto que quienes salen de casa con el estómago vacío tienden a consumir alimentos con grasa y azúcar durante la mañana, o consumen grandes cantidades de alimento en la siguiente comida, lo cual en ambos casos es un factor de riesgo para tener sobrepeso u obesidad.

Por otra parte, no sólo es indispensable hacer que el desayuno no falte, también es importante considerar qué es lo que le estamos dando a nuestros hijos en cada comida, ya que según estudios se ha demostrado que la gente obesa presenta una mayor preferencia hacia los alimentos ricos en grasa y azúcar, mientras que los no obesos se inclinan por jugos, frutas, pan y en general realizan un desayuno más variado. Por lo tanto otra cuestión a considerar para evitar la obesidad infantil, es dando a nuestros hijos una alimentación más variada en la que predominen alimentos bajos en grasas como: frutas, verduras, cereales, pescado y pollo.

Otra recomendación para evitar la obesidad infantil es “Tomar el control desde el principio”, esto quiere decir que desde que el niño nace, es importante introducirlo a sabores diferentes, darle a probar vegetales y frutas, acostumbrándolo a comer alimentos saludables de este tipo. Además, es imprescindible establecer horarios de comida, ya que las comidas a deshoras son un factor más que se relaciona directamente con el sobrepeso.

Finalmente, recuerda que lo que comes en tu casa y por consecuencia lo que comen tus hijos se planea desde la lista del supermercado. Es importante que no pongas en el carrito lo que no quieres que coman tus hijos, por eso es importante que te fijes bien en los alimentos que son altos en grasa y los distingas de los saludables como frutas y verduras. Recuerda que ellos se alimentarán de lo que encuentren en casa y de lo que tú les des.

Esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad y te invitamos a poner mucha atención en la alimentación de tus hijos, así como en sus hábitos para lograr un mejor cuidado de su peso y en general de su salud.

Referencia: Carbajal, Ángeles. Pinto, José Antonio. El desayuno saludable 2. Nutrición y Salud. Dirección General de Salud Pública y Alimentación. Madrid 2006. González, Claudia. Gordito no significa saludable: Lo que toda madre latina debe saber para criar niños más felices y saludables. Berkley Trade, Tra Edition. 336 pp. Summerbell CD, Moody RC. Feeding pattern in human. The relationship between feeding pattern and body weight. Proc Nutr Soc 1992; 51:50A. Adams A, Morgan KJ. Periodicity of eating: implications for human food consumption. Nutr Res 1981; 1:525-550. Wolfe WS, Campbell CC, Frongillo EA, Haas JD, Melnik TA. Overweight schoolchildren in New York State: prevalence and characteristics. Am J Public Health 1994; 84: 807-813. Ortega RM, Redondo MR, López-Sobaler AM. Associations between obesity, breakfast-time, food habits and intake of energy and nutrients in a group of elderly. Madrid Residents. J Am Coll Nutr 1996(a); 15 (1):65-72.
loading