Enséñale a Compartir

Hay que destacar que a partir del año de edad se da cuenta de que existen más niños a su alrededor, ya sea en la escuelita, en las reuniones con sus primos o por la llegada de un hermanito. Estas situaciones generalmente desatan una reacción de desaprobación, berrinches y enojos, y no porque sean envidiosos sino porque necesitan reafirmar su personalidad.

Por tal razón es importante no juzgarlos desde un punto de vista moral, así que olvídate de pensar que tu pequeño no comparte porque es un mal educado o tiene mal carácter.

Aunque la mayoría de los pequeñitos en esta etapa les es difícil compartir o ponerse en el lugar del otro, es necesario que desde esta edad comiences a explicarles que todo lo que existe a su alrededor le pertenece a otra gente y no sólo a él; que hay chicos que tienen sus propias cosas, que no necesariamente se las querrán prestar y que no por ello son malos.

Para que comprendan la situación es necesario darles estos mensajes de manera constante y en forma cariñosa, lo que les ayudará paulatinamente a modificar su conducta.

Aunque veas que en un principio tu hijo hace caso omiso a tus recomendaciones, evita alterarte, se dará una próxima vez. Recuerda que es un comportamiento normal y no es sino a partir de los 7 años cuando los niños empiezan a ser solidarios. Aquí te sugerimos una serie de estrategias para enseñar a tus hijos a compartir:

  • Evita obligarlos a compartir a la fuerza. Establece con tus hijos los juguetes que no quieren compartir si tienen visita para guardarlos.
  • Enséñales que si prestan sus cosas pueden crear un grupo de amigos que compartirán con ellos sus pertenencias, y que de lo contrario, esos otros niños podrán no querer compartir o jugar con ellos.
  • Léele cuentos o diles historias sobre lo bueno que es compartir.
  • Estimúlalos a que compartan sus juguetes con otros niños y felicítalos con un gran beso y un abrazo cuando lo haga.
  • También debes enseñarles que cuando quieran algún juguete u objeto que no les pertenece, deben pedir permiso al dueño, pues de esta manera no sólo evitarás grandes peleas, gritos y berrinches, sino que tus hijos aprenderán a respetar a los demás. Ayúdales a entender que el propietario puede decir que no quiere prestar un juguete y que ellos tendrán que respetar esa decisión.

Recuerda: el mejor ejemplo lo tendrán en ti. Si tú les das un modelo de generosidad y convivencia, tus pequeños te imitarán.

Referencia: Lic. Sonia Ma. López Díaz, Lic. Pedagogía y en Educación Preescolar
* Dr. Enrique Udaeta Mora, pediatra neonatólogo, autor de Neonatología Clínica Mc Graw Hill, y miembro de la Sociedad Mexicana de Pediatría
loading