Lidiando con Algunos Inconvenientes

Casos comunes

La mayoría de los sangrados nasales suceden cuando un vaso sanguíneo en las fosas nasales se rompe al picarse la nariz o por algún golpe. En ocasiones, una gripe o fiebre también pueden provocar que se inflame el tejido y se presente este problema.

¿Qué hacer?

Una de los cosas más importantes es asegurarte de que tu hijo esté sentado firmemente y levemente agachado hacia enfrente. También, inclina la cabeza de tu hijo hacia enfrente. No coloques su cabeza hacia atrás, ya que esto provocará que la sangre corra hacia su garganta y pueda tragársela provocándole náuseas. Por lo tanto, mejor haz que tu hijo se apriete la nariz arriba de las fosas nasales por aproximadamente 5 minutos – recuerda que apretar en la zona donde está el hueso es un error común. Otro buen consejo es colocar una bolsa con hielo en su nariz, esto ayudará a disminuir el sangrado.

¿Cuando ver al doctor?

Si tu hijo padece de sangrados nasales frecuentes y/o prolongados, podría ser necesario ver un especialista en orejas, narices y gargantas (Doctor Otorrinolaringólogo) para que te le de un tratamiento más adecuado.

Referencia: Tomado de Nido México
loading